logo


La hermosa Azuay inspira sensibilidades

Shashin Error:

No photos found for specified shortcode
Foto: Micah McAllen

Los 15 cantones de esta provincia austral exhiben una naturaleza sembrada de montañas, páramos, valles, lagos y bosques, además de raíces culturales de procedencia cañari, inca y española. Es más, su pasado se remonta diez mil años atrás como el hogar de los primeros pobladores del actual territorio que hoy corresponde al Ecuador.

 

Textos: Ruth Orden

Azuay es una joya que encanta por su gente, su naturaleza y su arquitectura. Por ello, el estado ecuatoriano ha concedido el título de Patrimonio Cultural de la Nación a los cantones Nabón, Oña y Sígsig, mientras que la Unesco declaró a su capital, Cuenca, como Patrimonio Cultural de la Humanidad el 1 de diciembre de 1999.

Estas tierras fértiles acogen un pueblo altivo, amable y emprendedor que sabe aprovechar su riqueza ecológica para levantar proyectos ecoturísticos (muchos de ellos, comunitarios) que invitan a explorar parte de esta provincia de “espantosa belleza”, tal como la calificara el investigador cuencano Napoleón Almeida.

Atrás quedó el tiempo en que las remesas eran el principal sustento de las familias azuayas. En los últimos cinco años se evidencia la determinación de la población local por ejecutar iniciativas que, además de generar ingresos y una mejor calidad de vida, ayudan a preservar el entorno natural y la identidad cultural de este pueblo orgulloso.

Gracias a ello, su gente se ha convertido en la mejor guardiana de un escenario territorial que acoge desde ríos serpenteantes hasta páramos infinitos, con elementos ancestrales que inundan la mirada con tramos del Camino Inca y añejos santuarios de altura.

Todo esto adquiere un nuevo valor, un nuevo significado, un nuevo presente, ahora expuesto a la contemplación del turista que emprende la maravillosa aventura de explorar estas maravillas.

 

El pasado reposa en Nabón

Shashin Error:

No photos found for specified shortcode
Foto: Municipio Nabón

Nombrado Patrimonio Cultural de la Nación el 8 de diciembre de 2005, este cantón se localiza en la cuenca hidrográfica del río Jubones, en el sureste de la provincia, a 69 kilómetros de Cuenca, en la vía a Loja.

A fuerza de minga y alianza participativa, Nabón ofrece hospitalidad a cada paso, virtud que caracteriza a la población indígena asentada principalmente en las comunas del área norte, como Chunazana, Puca y Shiña.

El turista descubre aquí talento artesanal expresado en tejidos de lana (chompas, gorras, ponchos), adornos elaborados a partir del pucón de maíz (hoja de la mazorca seca) y el típico sombrero que tiene como materia prima el tallo de trigo.

Las tradiciones de los antepasados se mantienen en lugares como Charqui, a 7 km de la urbe, donde la familia Maldonado Ordóñez exhibe un bien preservado molino hidráulico de piedra que data de unos 500 años (derecha); el costo de la entrada es de $0,50.

La declaratoria patrimonial también responde a la presencia de 221 casas coloniales (adobe, tejas y balcones tallados) en la cabecera cantonal y de vestigios arqueológicos cañaris, como los encontrados junto a la laguna de Nabón.

Formaciones rocosas, ríos y arquitectura pueden apreciarse en el camino antiguo que lleva a la cabecera cantonal, en el cual se han reconstruido puentes de madera y camineras para acompañar este entorno natural con ingeniería tradicionalista. Este trayecto (La Playa-Puente Alvarado-Nariz del Diablo-Chaguarpamba-Virgenpata-Tamboloma) alcanza alturas desde los 2.657 hasta los 2.756 msnm; actualmente es visto como una buen opción para prácticas deportivas como el ciclismo (izquierda).

Información: Gobierno Autónomo Descentralizado Municipal de Nabón, (07) 222-7033, (09) 8102-3439.

 

Progreso verdadero

Shashin Error:

No photos found for specified shortcode
Foto: Municipio Nabón

Los huertos agroecológicos son otro atractivo del cantón Nabón. La asociación de turismo El Colibrí de Cochaseca, en la parroquia El Progreso, se dedica al cultivo de fresas, tomates de árbol, moras y otros productos. Además pueden observarse tres especies de orquídeas en estado natural.

Las caminatas y cabalgatas pueden llevar a la laguna Negra (arriba) y la cascada El Arco Blanco, donde se promociona la medicina ancestral con limpias y baños de lodo.

Ucumari es otra comunidad de El Progreso. Por su clima templado, allí se dan productos de la región tropical, como lima, guayaba, café, granadilla, chirimoya y caña de azúcar. Con el jugo de la caña se elabora una bebida alcohólica muy típica, denominada mapanagua.

El visitante puede encontrar piscinas de agua natural, cascadas, la cueva de los murciélagos y un mirador donde puede observarse el valle de Yunguilla, Santa Isabel y Girón.

En el Mirador de la Cruz (camino a Rumipamba), a 5 minutos del centro, opera el jardín botánico Orquideario (abajo), donde llama la atención una construcción levantada con material típico del sector, como piedra de cantera, madera, paja y carrizo, entre otros.

El Orquideario, ubicado a unos 500 metros del parque central, cuenta con unas 200 especies de orquídeas. Horario de atención: de miércoles a domingo, de 10h00 a 20h00.

Para llegar a esta parroquia no es necesario ingresar al centro cantonal. Desde Cuenca, pueden tomarse las empresas de transporte que viajan hacia Loja por la vía Panamericana (pasaje: $2) o utilizar los buses que van hacia Nabón y quedarse en La Ramada (con ropa abrigada por cuanto el frío y la neblina caracteriza a este paraje) para alquilar camionetas hacia Cochaseca.

Shashin Error:

No photos found for specified shortcode
Foto: Municipio Nabón

 

Por el corredor turístico del río Santa Bárbara

Desde Cuenca, la carretera oriental atraviesa dos cantones declarados Patrimonio Cultural de la Nación: Gualaceo y Sígsig, y en la mitad de ellos el paso es por Chordeleg. La zona es un emporio de atractivos naturales y culturales que lucen salpicados agradablemente a lo largo del río Santa Bárbara, el cual bautiza esta ruta turística.

Gualaceo, potencial comercial y turístico

Shashin Error:

No photos found for specified shortcode
Foto: Jemma Thornes

La primera parada es a 35 km al este de Cuenca, en Gualaceo, poblado asentado en un valle rodeado de los montes Sonillana, Gushín, Achupallas y de la cordillera de Ayllón.

Caracterizado por una vertiginosa actividad comercial generada por la venta de artículos de cuero, Gualaceo atrae a los visitantes que llegan para adquirir zapatos, chompas, correas, pero que también encuentran tiempo para admirar algunas de sus 208 edificaciones patrimoniales y brindar con la bebida símbolo del lugar, el rosero, una especie de colada de maíz y frutas.

Entre los locales que la expenden, el más tradicional es La Delicia, cuyos propietarios (tercera generación) atienden en la avenida Jaime Roldós y Colón, en la vía de entrada a este poblado calificado como un jardín azuayo.

 

La técnica del ikat

Shashin Error:

No photos found for specified shortcode
Foto: Ruth Orden

Además de la gastronomía y comercio, la tradición está presente en el camino de ingreso a Gualaceo en la Casa de la Makana (chales), donde se puede apreciar el tejido con la técnica del ikat en telares de pie o de cintura, así como el proceso de tinturar los hilos y los diseños creados por el artesano José Jiménez.

Abierta todo el año, la casa está ubicada en San Pedro de los Olivos, en el kilómetro 10,5 de la vía a Gualaceo. En esta ruta también hay una fábrica de ollas de barro y un orquideario.

Información: (07) 217-1661.

 

Los dos espejos de Maylas

Los aventureros en Gualaceo no pueden evitar un recorrido hacia la parroquia Luis Cordero Vega, donde se encuentra el Bosque Protector de Collay, que en sus 23 mil hectáreas de páramos y vegetación nativa encierra el encanto de las dos lagunas de Maylas.

El lugar es de difícil acceso; se recomienda llevar botas y ropa para protegerse de las lluvias, porque a pesar de que el sol brille, en cualquier momento el páramo puede sorprender a los visitantes.

Uno de los ingresos está en el kilómetro 21 de la vía Gualaceo-Limón, a unos 40 minutos de viaje por una carretera en mejoramiento. Allí existe un sendero tipo gradas con pasamano de madera y piso de piedras y tierra que se vuelve lodoso en época de lluvias. Una caminata de 15 minutos por ese rústico camino permite llegar a las Maylas. Un taxi tipo camioneta cobra unos $14, y los buses que van hacia el Oriente, $3. El clima es frío y se recomienda retornar desde las 16h00.

Las dos lagunas son de origen glacial, la primera es de forma triangular con una superficie aproximada de 3 hectáreas. El agua es cristalina con alto grado de transparencia; la temperatura anual oscila en los 8°C. La laguna está encerrada dentro de un paisaje virgen de montaña.

El segundo espejo de agua se localiza a unos 200 metros; es de tamaño inferior pero el paisaje es más espectacular. Se recomienda un recorrido guiado por personas del lugar.

Un segundo ingreso al sitio turístico de Maylas está en el kilómetro 6, en Uchucay. El sendero de unas seis horas de camino es un servicio a cargo de la comunidad, donde existe un centro de interpretación de osos de anteojos.

Para los que desean una visita más corta existen visitas guiadas por este lugar, donde se hace caminata y pesca. En taxi el costo hacia Uchucay es de $8.

 

Chordeleg, joya de oro y plata

Shashin Error:

No photos found for specified shortcode
Foto: Ruth Orden

A 15 minutos de Gualaceo está Chordeleg, cabecera cantonal que se caracterizaba por la venta de joyas, especialmente de oro, aunque ahora pocas son las joyerías que tienen diseños en este material. La mayor parte son de plata y plata bañada en oro. Lo que se mantiene es la técnica de filigrana en aretes como las candongas.

Desde el 2009 hay un boom por la confección de calzado. En barrios como Las Colinas operan pequeños talleres y la fábrica Élite con diseños creativos inspirados por la experiencia de un trabajo de 25 años de su propietario, Jorge Vázquez.

 

Las aves revolotean en Patococha

Shashin Error:

No photos found for specified shortcode

El Parque Natural de Patococha está situado en la vía a Macas (Morona Santiago), a 20 km de Gualaceo, en donde deslumbra por un bosque primario que resulta excelente para la observación de pájaros.

Esta zona de transición de especies de bosque nublado y lluvioso es también escenario para actividades al aire libre, como caminatas, paseos a caballo y campamentos.

Lo más recomendable es contactar guías nativos o locales en las comunidades de su entorno, las cuales se han organizado para lograr el manejo sustentable y la conservación del bosque.

 

Aguarongo aloja las fuentes de agua

Shashin Error:

No photos found for specified shortcode
Foto: Ruth Orden

El Bosque Protector Aguarongo se ubica a 45 minutos al noreste de Cuenca y a cuatro kilómetros de la parroquia El Carmen, del cantón Gualaceo.

Esta reserva de 2.082 hectáreas toma el nombre del aguarongo, una flor violeta que florece cada cinco años y puede alcanzar los tres metros de altura.

La mayor importancia de este bosque radica en la dotación de fuentes de agua para consumo humano y agropecuario de las comunidades campesinas en sus alrededores.

Localizado a 3.200 msnm, la temperatura media anual en el área protectora y su zona de amortiguamiento se estima entre 11 y 12° C, con una mínima de 0°C y máxima aproximada de 22,5°C.

Riachuelos, plantas medicinales y aves como el pájaro carpintero, el chugo o colibrí se contemplan en este espacio natural, actualmente administrado por la Fundación Ecológica Rickcharina, que creó un centro de gestión ambiental.

Unas 50 personas pueden alojarse en cabañas de piedra y techo de teja, donde parte de la aventura es aprender las costumbres de los habitantes de parroquias como El Carmen y Jadán. El costo del hospedaje es de $8, recorrido $2.

Información: (07) 285-4814.

 

Chobshi: Los primeros pobladores

Shashin Error:

No photos found for specified shortcode
Foto: Sistema ecuatoriano de museos

Esta zona tiene un gran potencial como destino de atractivo cultural, ya que posee sitios como el complejo arqueológico de Chobshi-Shabalula, considerado el Ingapirca azuayo, que comprende la Cueva Negra, el Castillo de Duma y el Templo Adoratorio de Shabalula.

La Cueva Negra constituye uno de los hallazgos de ocupación más antiguos del hombre cazador recolector del actual Ecuador, el cual hace 10 mil años solía abrigarse en esta cueva de 6 metros de altura y 9 metros de profundidad de 9 metros.

Vestigios como artefactos líticos y huesos abandonados en los denominados campamentos taller dan cuenta que satisfacían su alimentación y ropa mediante la cacería.

La población local se agrupó en una asociación comunitaria para brindar hospedaje y recorridos. Además, administran un museo en el complejo arqueológico (foto).

 

Principal y sus tres lagunas

Shashin Error:

No photos found for specified shortcode
Foto: Ruth Orden

A 40 minutos del centro cantonal está la parroquia Principal ($9 en taxi). Don Segundo Peláez es uno de los guías nativos que permitirá el contacto con la naturaleza del sitio conocido como Tres Lagunas, cuyas aguas curativas reposan a 6 km del centro parroquial.

El tiempo de recorrido es de 3 a 6 horas por estos parajes donde hay diversidad de plantas que las comunidades usan para calmar sus dolencias. Ubicándose en sitios estratégicos es posible admirar venados, osos, conejos y otros animales que habitan en el bosque o pajonales.

Entre las asociaciones que brindan servicios al turista está Las Guacamayas, que deleita a los turistas con gastronomía comunitaria. Los moradores de Principal se caracterizan por la elaboración de sombreros y otros productos de paja toquilla.

Información: Segundo Peláez, (07) 305-1624.

 

Sígsig, entre máscaras y sombreros

Shashin Error:

No photos found for specified shortcode
Foto: John Meckley

En este sector oriental de la provincia está Sígsig, que según los historiadores azuayos es el lugar de procedencia de la máscara conocida como el Sol de Oro, logotipo del Banco Central. Según tal investigación, ese valioso objeto fue hallado en 1940 en Chunucari, ubicado entre Sígsig y Chordeleg.

Estas tierras, emplazadas a 15 minutos de Chordeleg, poseen una vía secundaria de acceso por Cuenca-San Bartolomé. Aquí se encuentra una de las asociaciones más importantes de toquilleras, llamada María Auxiliadora, con afamadas tejedoras del sombrero de paja toquilla, declarado como patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Shashin Error:

No photos found for specified shortcode

En sus instalaciones tienen el sombrero más grande fabricado de este material, tejido por 90 artesanas con 10 millones de hebras, material que equivale a tejer 700 sombreros de tamaño normal. Mide tres metros de plantilla (parte superior) por dos de alto de la copa y 2,50 metros de ala.

 

El sur contrasta lo tradicional con lo recreacional Girón está de fiesta

Shashin Error:

No photos found for specified shortcode
Foto: Kathryn McCullough

Hacia el suroeste de la provincia, a 44 km de Cuenca, está Girón. Este cantón conserva la vivienda donde se firmó el convenio de Paz entre las tropas de la Gran Colombia y Perú. Hoy, la llamada Casa de los Tratados funciona como un museo donde se exhiben las armas utilizadas en la Batalla de Tarqui, del 27 de febrero de 1829.

La cascada El Chorro (foto) es el principal atractivo natural del cantón, al cual se accede con una caminata de una hora o alquilando una camioneta, por $5. El ingreso para las cascadas cuesta $2.

Las festividades religiosas se celebran con un matiz peculiar en esta zona de migración. Precisamente, los migrantes son hoy los principales impulsores de esta tradición.

Esta fiesta se realiza entre la segunda o tercera semana de octubre. Con la llegada de la imagen del Señor de Girón se inicia la elaboración de quesos, degustación de cuyes y música con la tradicional banda de pueblo.

En la cercana comuna San Juan de Pambadel, los festejos son entre junio y julio con siete días de música, comida y religiosidad en torno a la imagen del santo, acompañado de la imagen del Niño Dios y el Señor de Girón o de las Aguas.

 

Santa Isabel, muy auténtica

Shashin Error:

No photos found for specified shortcode
Foto: Red Pakariñan

Por la vía Cuenca-Girón-Pasaje, a 75 km de la capital azuaya, el calorcito da la bienvenida al cantón Santa Isabel, en el Valle de Yunguilla, donde las moliendas ofrecen bebidas como el mapanagua y guarapo como una fuente de ingresos de las familias de esta localidad turística, vacacional y recreacional por excelencia.

La parroquia Abdón Calderón (o La Unión), que en agosto celebra la fiesta de la caña de azúcar, alberga una reserva ecológica de la Fundación de Conservación Jocotoco, donde se reproduce el ave endémica Matorralero Cabecipálido. El costo del ingreso es de $3 para turistas nacionales.

En medio de la calidez del ambiente hay lugares como la parroquia Shaglli, a 35 km al norte del centro cantonal. Las unidades de buses viajan de lunes a viernes a las 15:00, desde la Plazoleta 20 de Enero; los domingos, a las 10:00 y 15:00. Valor del pasaje: $1.25; en camionetas, $15.

Por la vía Santa Isabel-Shaglli, en el sector de Cañaribamba y a 4 km al oeste de la comunidad de Huasicama, el turista puede encontrar en la montaña un atractivo natural muy peculiar: la llamada Piedra Movedora, elevada a 3.600 msnm.

Así se denomina localmente a una enorme roca cuya leyenda indica que está aparentemente suspendida sobre otra en el cerro y que puede ser movida por una sola persona, pero cuando varias tratan de moverla, dicha piedra adquiere una extraña rigidez. En el lugar también destacan otras formaciones rocosas naturales, como una similar a un cóndor y otra parecida a una iguana.

 

Cuenca de tradiciones

Shashin Error:

No photos found for specified shortcode
Foto: Ricardo Goercke

La capital azuaya va transformándose con el tiempo en una ciudad más agitada, con un tráfico infernal en horas pico, en medio de una actividad comercial que inicia a las 09:00 y termina cerca de las 19:00.

También poco a poco las casas de teja pierden espacio ante las edificaciones de gran altura, que sobresalen especialmente en la zona baja de la urbe, donde se asienta la Cuenca moderna.

Para el 2016 se prevé que funcione el sistema de transporte masivo denominado “Tranvía Cuatro Ríos de Cuenca”, bautizado así porque en su recorrido de 21 km entre ida y vuelta transitará cerca de los ríos Tarqui, Yanuncay, Tomebamba y Machángara.

Shashin Error:

No photos found for specified shortcode
Foto: Essdras Suárez

La ruta parte en la entrada a la parroquia Baños (sur) hasta el parque industrial (norte), atravesando el Centro Histórico por las calles Mariscal Lamar y Gran Colombia. Su sistema eléctrico pretende ser una solución a la contaminación que producen automotores a base de combustibles.

A Cuenca se la puede disfrutar cualquier día del año, pero si se trata de conocer su expresión tradicional y cultural hay fiestas específicas. Un ejemplo es el 6 de enero con un desfile de mascaradas por el Día de Inocentes, que se luce como un creativo concurso de diseño y baile de los participantes.

En junio despunta la fiesta del Septenario o Corpus Christi, con siete días para que los fieles católicos rindan culto al Santísimo Sacramento con una fusión de religiosidad y fiesta popular a través de la quema de fuegos pirotécnicos y la venta de dulces tradicionales en el parque Abdón Calderón.

El 24 de diciembre se realiza el pase del Niño Viajero desde la iglesia Corazón de Jesús para luego recorrer la calle Simón Bolívar hasta el parque Calderón. La procesión convoca a centenares de devotos de parroquias, barrios, familias y delegados de entidades educativas que se atavían como personajes bíblicos y llevan animales como borregos (corderos), caballos y llamas.

 

Desde Huertas a la Ciudad Encantada

A 8 kilómetros de Shaglli se encuentra la comunidad Huertas, donde se encuentran organizados para brindar servicios de hospedaje a diez personas con alimentación y visitas guiadas. Al estar entre los 2.780 y 3.500 msnm, la temperatura oscila entre los 12 a 22° C.

La experiencia incluye la convivencia con las actividades cotidianas de sus habitantes, un recorrido para conocer la palma blanca, que a decir de Saúl Aucay, nativo del lugar, solo crece en estas tierras. El paseo permite observar diez especies de orquídeas en el bosque primario, cascadas, lagunas como la de Mesarumi y probar suerte con la pesca.

Desde Huertas también se puede llegar hacia la “Ciudad Encantada” o Carachula, sitio lleno de un patrimonio natural y espiritual. Es una formación rocosa con picos empinados ideales para los amantes del montañismo. Como la mayoría de parajes del Azuay, se dice que el sitio fue un oratorio para rendir culto a los dioses.

La leyenda local reseña que el viernes de Semana Santa puede ocurrir que al halar unas lianas se abra una puerta de alguno de los monolitos de este complejo de piedras. Según la creencia, sólo quien controle sus miedos y coloque en forma correcta un copón o cáliz en el interior romperá el encantamiento.

La mitología es parte de esta aventura que promociona la Red de Turismo Comunitario Pakariñan; por 3 días el costo es de $120. Información: (07) 282-0529.

 

El Vado: Lo irreverente irrumpe en lo típico

Shashin Error:

No photos found for specified shortcode
Foto: Prohibido Centro Cultural

La Cuenca cultural, con rasgos de conservadorismo y religiosidad, abre sus puertas al arte provocativo en el tradicionalista barrio El Vado. Uno de ellos es el Prohibido Centro Cultural del artista Eduardo Moscoso, espacio alternativo donde grupos de música de rock y otros géneros encontraron cabida para su arte.

Calaveras, arte erótico y un Cristo que rompe su cruz forman parte del diseño irreverente que se despliega con fuerza impactante desde la puerta de ingreso, al baño, pasillos y las diversas salas.

“Cada quien saca su criterio de este espacio”, dice Moscoso. El costo de la entrada es $1. Cuando hay presentaciones artísticas varía. Está ubicado en la calle peatonal de la subida de La Condamine. Atención de lunes a sábado, de 09:00 a 21:00.

En la calle La Condamine encontramos Laura’s Casa Museo, que exhibe habitaciones decoradas con esencia intacta del pasado cuencano, además de esculturas colocadas en techos y cornisas para brindarle un toque insólito a esta casa esquinera estilo francés, patrimonial y republicana con alrededor de 100 años de antigüedad; atiende su propietaria, Graciela Vintimilla. En el lugar se venden y exhiben antigüedades.

En la cercana plazoleta de la Cruz de El Vado se levanta el monumento dedicado al juego popular del palo encebado, obra del artista René Pulla.

Desde esta elevada plazoleta se logra una vista panorámica de este barrio que busca rescatar manifestaciones artísticas tradicionales y contemporáneas, las cuales son observadas tanto en sus galerías de artistas como en locales de antiguos oficios, como el peluquero, el zapatero y el forjador de utensilios caseros de hierro y cobre.

 

Con la elegancia del sombrero

Shashin Error:

No photos found for specified shortcode
Foto: Ruth Orden

La paja toquilla crece en los escenarios agrestes de las provincias costeñas de Santa Elena y Manabí, donde los campesinos obtienen las hojas para luego cocinarlas en agua, sal y azufre con el propósito de brindarles flexibilidad. Esta hoja se seca al sol y, en muchos casos, se transporta a poblados como Gualaceo, Cuenca y Sígsig para que las hábiles tejedoras azuayas comiencen dándole la forma acampanada al sombrero y finalmente lo comercializan a las empresas que dan el acabado y lo ofrecen al público.

Estos son los datos que es posible aprender con una visita al Museo del Sombrero de Paja Toquilla, en la Casa Paredes, en la calle Larga (entre las calles Padre Aguirre y General Torres), a unas tres cuadras de la Cruz de El Vado.

Esta fábrica almacén es el punto final del arduo trabajo de las tejedoras de los cantones orientales, quienes entregan sus tejidos en Cuenca para que continúen el proceso. Aquí el sombrero adquiere diversas tonalidades y formas (diamante, clásico o redondo) y espera a que sea adquirido por los compradores nacionales y extranjeros.

En el sector de la Terminal Terrestre existen más fábricas. La más antigua está en la calle Gil Ramírez Dávalos y Calle Vieja, la de Homero Ortega, que fue fundada en 1899 y también tiene un museo con la historia del proceso de fabricación de este sombrero erróneamente conocido como Panama Hat.

Otros negocios dedicados a este arte tradicional son: La Casa del Sombrero (Tarqui entre Presidente Córdova y Calle Larga), la Casa de la Mujer (calle General Torres y Presidente Córdova), Bernal Hats (Bolívar y Tarqui), Paja Toquilla (Juan Jaramillo y Hermano Miguel) y Serrano Hat (calle Vieja y Alcabalas).

 

La calle Larga transita entre lo conventual y la algarabía

Shashin Error:

No photos found for specified shortcode
Foto: Ruth Orden

El lugar por donde hoy se extiende la calle Larga, una de las más tradicionales de la capital azuaya, fue hogar de añejos asentamientos cañaris, incas y españoles, porque desde allí había un dominio visual completo de sus alrededores.

Hoy es un lugar principalmente turístico, cultural y de comercio. Siguiendo en dirección oriental se concentran sitios de diversión nocturna, además de la Plazoleta de la Merced y el Centro Interamericano de Artesanías y Artes Populares (Cidap), junto a las escalinatas de la calle Hermano Miguel.

Al llegar a la intersección con la calle Mariano Cueva se encuentra el Complejo Patrimonial Todos Santos, de la comunidad de las madres Oblatas, que posee una panadería con horno de leña, un restaurante administrado por la comunidad y un huerto con árboles emblemáticos de la zona, como el nogal.

Sus áreas de iglesia y convento están actualmente en proceso de adecuación para comenzar a atender al turismo a finales de año. Esta iglesia tiene la particularidad de poseer una ermita (pequeña capilla) construida en 1527, es decir, antes de la fundación de Cuenca (abril de 1557).

 

Pumapungo, reencuentro con la historia

Shashin Error:

No photos found for specified shortcode
Foto: Micah McAllen

Al final de la calle Larga, al empatar con la Av. Huayna Cápac, se levanta el Banco Central. Por allí se ingresa al Parque Arqueológico Pumapungo (puerta del puma), que colinda con el río Tomebamba y está próximo a un modesto monumento al inca HuaynaCápac.

Pumapungo era el barrio administrativo y religioso de Tomebamba (también conocido como Tumipampa), tal como se denominaba al centro administrativo del norte del imperio inca.

A inicios del siglo XX fue declarado cantera que fue asaltada por los huaqueros (buscadores de metales preciosos), quienes en sus rústicas excavaciones dejaron sólo los cimientos de las edificaciones que guardaban la historia de los antiguos pobladores.

En 1981, el Banco Central del Ecuador adquiere los terrenos e inicia el proceso de recuperación de esta área donde la cerámica, las piezas arqueológicas y la arquitectura evidencian la antigua presencia de pueblos cañaris e incas, que construyeron sus aposentos con profundo sentido espiritual y simbólico.

Los trabajos de los expertos encontraron espacios empedrados, muros con piedra almohadillada, un horno y un canal de 360 metros de longitud para ritos de purificación. Con la finalidad de hacer el espacio didáctico, los investigadores motivaron la reconstrucción de la residencia de las mujeres consagradas al sol y al inca, según datos de los cronistas y evidencias encontradas.

 

Arte religioso a cada paso

Shashin Error:

No photos found for specified shortcode
Foto: Municipio de Cuenca

En pleno corazón del Centro Histórico (Benigno Malo y Simón Bolívar) está la Catedral Nueva. Hay dos circuitos turísticos por el costo de $1 cada uno.

El primero es la ruta de las cúpulas, ofrecido de martes a viernes en horarios de la mañana y tarde, mientras que sábado y domingos sólo hasta el mediodía.

El segundo recorrido lleva a las criptas subterráneas, las cuales tienen 96 metros de largo por 12 de ancho; este paseo que lleva a 5 metros bajo el piso de la nave tiene lugar de lunes a viernes en la mañana y tarde, y el sábado en la mañana.

En el Museo de las Conceptas (Hermano Miguel y Juan Jaramillo) se guarda celosamente la identidad religiosa de la Cuenca conquistada por los españoles y que quedó plasmada en cerca de 500 pinturas y esculturas. La capital azuaya es “una ciudad construida desde la visión de la enseñanza de la religión católica”, refiere su directora Clara Jaramillo.

Para precautelar la historia local a través del arte religioso, el museo entrará en un nuevo proceso de gestión con apoyo del Ministerio de Patrimonio y la Alcaldía de Cuenca, “sin perder la autonomía de la Fundación que es la protectora de este espacio”, aclara Jaramillo.

La colección pictórica del museo está integrada por cuadros de los siglos XVII al XIX. En cuanto a esculturas hay Cristos de la escuela de Sangurima (de principios del siglo XIX), de autores anónimos, y un calvario de Miguel Vélez (1829-1892), entre otras piezas.

Por el momento, el costo del ingreso es de $2,50.

Horario de atención de lunes a viernes de 09:00 a 18:30. Sábados y días festivos, de 10:00 a 13:00.

 

El restaurante de la Rosita

Shashin Error:

No photos found for specified shortcode
Foto: Ruth Orden

Platos tradicionales como el chancho horneado con llapingachos están presentes en varios puntos de la urbe a través de sus seis mercados. El cuy asado, en cambio, se encuentra en la avenida Don Bosco y en la parroquia rural Ricaurte, y las papas locas atraen visitantes en la calles General Torres y Mariscal Lamar, hasta el mediodía.

Desde mayo de 2011, en la calle Cristóbal Colón 4-99 y la avenida12 de Octubre, está el restaurante La Cuadra de la Rosita.

César y Xavier Llivipuma, padre e hijo, decidieron realizar un homenaje a su familiar Rosa Pulla (+), figura reconocida como la mantenedora del Pase del Niño Viajero, peregrinación que cada 24 de diciembre atrae a millares de turistas hacia la calle Simón Bolívar, que por ese único día cambia de sentido en el tránsito de los vehículos.

La casa de adobe restaurada con un estilo rústico desde el tumbado, los pilares y las mesas tienen en la planta baja espacios como las paredes con fotografías de gran formato donde se recoge imágenes de la festividad y adornos de trajes de mayoral y chola cuencana con los que se revisten los fieles y sus hijos en la tradicional pasada.

El cuy asado, la especialidad del local, cuesta desde los $13. También hay tamales, humitas y menú gourmet. Horario de atención: de lunes a domingo desde las 11:00.

Información: (07) 404-7265, (09) 9252-0094.

 

‘Cajas’ de maravillas

Shashin Error:

No photos found for specified shortcode
Foto: Municipio de Cuenca

Hablar de Cuenca es hablar del Parque Nacional Cajas. Por la vía Sayausí-Molleturo se accede esta reserva localizada a 15 km al occidente de Cuenca, con 28.544 hectáreas de territorio y 750 cuerpos de agua, de los cuales 126 tienen más de una hectárea. Desde esta zona llega el agua que hidrata a Cuenca.

Entre los 3.000 y 4.450 msnm se encuentran especies silvestres como el puma, el tigrillo, el oso de anteojos, tres variedades de venados y, del mundo vegetal, 600 especies de plantas. Estos son algunos de los atributos que le merecieron desde 2003 constar en la lista de humedales de importancia Internacional Ramsar.

El Cajas, donde la temperatura mínima puede alcanzar los -2°C, respira dentro del millón de hectáreas del Macizo del Cajas, que el 28 de mayo pasado recibió la declaratoria como área de reserva de la biósfera que emitió el Comité Internacional de Biósferas de la Unesco, reunido en su sede en París, Francia.

El macizo involucra a las provincias de Cañar, Guayas, El Oro y Azuay, cubriendo áreas protegidas como el Parque Nacional Cajas, el Área Nacional de Protección y Recreación Quimsacocha y un área marino-costera.

Los ambientalistas y ecologistas confían que este tipo de declaratorias ayuden a proteger a sectores dentro y aledaños al parque, donde se permite exploración minera.

Recientemente el alcalde Paúl Granda dijo a la prensa que “ese reconocimiento es una especie de seguro para ser más disciplinados y rigurosos ante cualquier actividad que se proyecte en la zona”.

 

El Barranco impone belleza a orillas del Tomebamba

Shashin Error:

No photos found for specified shortcode
Foto: Municipio de Cuenca

Cualquier visita a Cuenca estaría incompleta si no incluye un paseo pedestre a lo largo del corredor turístico conocido como El Barranco, a orillas del río Tomebamba, el cual fue bellamente regenerado por el Municipio local hace dos años.

Se extiende flanqueado a cada lado por la calle Larga y la avenida 12 de Abril, próximo a la subida a El Vado y a la bajada de Todos los Santos.

La erosión de los ríos a lo largo de la quebrada convirtió a este espacio en uno de los sitios más encantadores de la ciudad de Cuenca, en donde la naturaleza convive con calles adoquinadas y edificios con un pintoresco estilo colonial y republicano.

Un ícono del sector es el Puente Roto, ubicado en la bajada de Todos Los Santos y Paseo Tres de Noviembre. Fue construido entre 1840 y 1850 por Juan de la Cruz Pigara y enlazaba la ciudad histórica con El Ejido, hoy parte baja de la urbe.

En 1950 se produjo una gran creciente del Tomebamba que destruyó al puente dejándolo con la imagen actual, como si estuviera inconcluso, pero tal característica le ha brindado un encanto particular que motiva la admiración de quienes lo visitan.

El Barranco también es considerado comercial, ya que congrega varios almacenes, bancos, boutiques y hoteles.

 

Mirador de Turi: señor de los canaries

Shashin Error:

No photos found for specified shortcode
Foto: Ruth Orden

Ubicado a 4 km al sur de Cuenca, Turi es conocido como el mirador por excelencia de la capital azuaya, por exponer una hermosa vista panorámica de la urbe. Al caminar unos metros, unas gradas ubicadas junto al convento parroquial conducen a lo que fue un santuario cañari, y en una especie de cueva se venera al Señor de Belén.

La imagen esculpida en piedra se encuentra en la cueva de la montaña y entre el descuido en su mantenimiento están fotografías, granos de maíz y cabellos de los fieles que ponen su fe en el Cristo Crucificado como imagen central, y a sus costados se lucen escenas desde el nacimiento y ascensión de Jesús.

 

Tarqui despierta al turismo

Shashin Error:

No photos found for specified shortcode
Foto: Ruth Orden

Aquisito como diría la gente de la serranía para referirse a una distancia relativamente cerca, aunque muchas veces no sea así, el turista puede llegar a Tarqui, una de las 21 parroquias rurales de Cuenca, ubicada a 14 km de la urbe, por la Panamericana Sur.

Tarqui, tradicionalmente vinculada a la ganadería y la agricultura, ahora trabaja por desarrollar un turismo comunitario-vivencial impulsado por el entusiasmo de varias comunidades y la Junta Parroquial.

Por el momento realizan ferias los domingos en Tañiloma y Gullanzhapa, entre otras comunidades.

 Laberinto de ‘Terraventura’

Shashin Error:

No photos found for specified shortcode
Foto: Terraventura

En el mismo sector de Tañiloma, a 1,5 km del zoológico, opera desde hace siete años la ecohostería Terraventura.

Este emprendimiento, que ostenta un galardón al mérito turístico ecológico, luce como una gran hacienda donde pueden observarse patos, llamas y realizar paseos en caballo o canoas.

Su principal atractivo es un laberinto de pinos de 3 mil m2, en el cual se desarrollan dinámicas y se fomenta el trabajo en equipo. Estas actividades le brindan un agradable toque de creatividad a la hostería, aunque el laberinto requiere mejorar el sistema de separación mediante sus largas telas tipo malla.

En cuanto a la gastronomía, el tradicional locro cuencano o el caldo de gallina son algunos de los manjares que pueden solicitarse. También se puede conocer la preparación del jugo natural de naranja desde su lavado con agua ozonizada hasta su degustación como parte de la promoción de la microempresa Naranja Viva, que produce además vino, jabón y cascaritas (corteza) de la fruta.

Luis Alberto Peña, dueño de Terraventura, dijo que por el momento las visitas son recomendables entre semana ya que en los fines de semana la tranquilidad puede romperse en algo debido al rugido de los motores de una contigua pista de motocross. Sin embargo, la atención es permanente. Los fines de semana, de 09:00 a 17:00. Costo, $2.50 adultos. Full day, entre $14 y $19 por persona; incluye almuerzo y elaboración de melcocha en una piedra. Se recomienda reserva.

Información: (07) 404-8290 y (09) 9911-2388.

 

El refugio de Mazán

En esta misma red vial, pero a 6 km de Cuenca, sorprende la biodiversidad de la Reserva Ecológica de Mazán, con una superficie aproximada de 3.400 hectáreas. Se trata de un refugio de vida silvestre asentado sobre un pequeño valle glaciar. Está formado por lagunas y senderos que atraviesan un bosque con una densidad, según estudios científicos, de entre 1.000 y 5.700 árboles por hectárea, los cuales conforman el hábitat de varias especies de pájaros, murciélagos, mamíferos y ranas.

Sin embargo, su poblador más famoso es el cóndor andino, ave en peligro de extinción y que lastimosamente es perseguido en varias zonas australes por cacería o por creencias curativas y chamánicas.

 

Protector de animales

En la terminal interparroquial en la Feria Libre de El Arenal (al noroccidente de Cuenca) el turista puede tomar un bus ($0,25) que lo lleve a la Y de Tarqui. Desde allí, a sólo diez minutos de caminata o tres minutos en camioneta ($2) por una vía secundaria se llega hasta el zoológico Yurak Allpa, que en quichua significa “tierra blanca”.

Alberto Vele es el propietario de este parque que tiene una extensión de 4,2 hectáreas para acoger a cerca de 120 especies de animales que fueron desarraigados de su hábitat natural y luego abandonados o maltratados.

El zoológico tiene un museo faunístico (este espacio podría mejorarse) y áreas de protección y alimentación de especies como el tapir, el venado, el pavo real, el avestruz, el pingüino y el curiquingue, entre otros.

Atiende los fines de semana y feriados; costo, $2. El recorrido varía entre 40 minutos a dos horas, dependiendo si los visitantes participan de una convivencia.

Información: (07) 287-8241.

 

Soplan vientos de suerte

Shashin Error:

No photos found for specified shortcode
Foto: Kushi Wayra

Desde Tañiloma se llega fácilmente a la entrada a Parcoloma; desde allí aproximadamente a 15 minutos está el centro turístico cultural Kushi Wayra (“vientos de suerte”, en quichua).

En 1997, siete comunidades aledañas se vincularon a este proyecto que actualmente brinda turismo vivencial en dos sectores.

Uno de ellos pertenece a Alfonso Saquipay. “Ofrecemos naturaleza, cultura, educación ambiental y espiritualidad”, dice. La experiencia comienza con una bebida de bienvenida preparada con agua de canela y licor, sigue con una charla sobre la cosmovisión andina y el recorrido que se ofrecerá en la zona y, finalmente, un brindis con una bebida más fuercita para calentar los huesos previo al ascenso a la montaña.

Esta caminata andina lleva a conocer cerca de 120 especies de plantas medicinales hasta llegar a los 2.914 msnm del mirador Ricuna Urcu. El trayecto continúa hasta los 2.919 msnm del sitio conocido como Jatunurcu (alta montaña), que resulta ideal para la recarga de energía espiritual, rituales y también “limpias” con una mezcla de plantas como santa maría, ruda, eucalipto y otras.

En la cultura quichua el momento de la comida es un espacio de convivencia de gran importancia. En torno a un mantel blanco lleno de papas, mote (maíz cocido), cuy y pollo, los comensales participan de la pampamesa, costumbre que se comparte en las mingas comunitarias o festividades.

Con tal dotación de energías espirituales y alimenticias, la caminata continúa por el Ingañán o Camino del Inca, extensa red de vías que tuvo como objetivo unir los diversos pueblos del Tahuantinsuyo extendidos a lo largo del territorio andino. Durante el trayecto, como en una paleta de colores, la tierra se aprecia en matices de naranja, café y rojo.

Para que la visita sea bien preparada se recomienda llamar antes. El costo varía desde los $15 por persona. Se ofrece hospedaje hasta 12 visitantes. Información: Alfonso Saquipay (07) 244-0411, (09) 9747-6337.

El hijo de Alfonso, Jaime, está levantando muy cerca otro proyecto de turismo comunitario, llamado Allpa Huasi o Casa de Tierra, para lo cual adecúa la casa de adobe donde vivieron sus padres.

En Chilcatotora, comunidad de Parcoloma, se mantiene otro centro Kushi Wayra, a cargo de Carmen Zhagüi, quien ofrece la caminata en otro bosque primario del sector.

 

Adrenalina en las Alturas

Shashin Error:

No photos found for specified shortcode
Foto: Gran Aventuri

Por el camino que va hacia el cementerio, desde hace 6 meses funciona el parque recreacional Gran Aventuri, que está habilitado en un 50%; faltan trabajos de adecentamiento y se construye una tarabita para un ingreso aéreo a 2.700 msnm, aunque también hay una entrada por unas gradas de madera.

Además de buscar convertirse en mirador de Cuenca, este lugar ofrece juegos de adrenalina como el Columbus o columpio y la silla voladora, a un $1 cada uno. El paseo en canopy de 400 metros de longitud cuesta $3. Existe servicio de restaurant.

La atención va desde las 09:00 a 21:00. El ingreso cuesta $1.

 

El Plateado, parque paleontológico

Shashin Error:

No photos found for specified shortcode
Foto: Ruth Orden

En 1999 causaron revuelo las aseveraciones del arqueólogo Antonio Carrillo (+) de que en la zona conocida como El Plateado, a 15 km al este de Cuenca, encontró evidencias de la existencia del mastodonte andino, lo cual motivó un debate científico e interés por profundizar en investigaciones in situ.

En la actualidad, esta loma de formación sedimentaria (en la parroquia Nulti) es visitada por ciclistas, caminantes y personas que quedan maravillados por los abismos y las caprichosas formas que hay en el sitio, que hace millones de años acogió una laguna.

El arqueólogo Napoleón Almeida, del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural, dijo que al tener carencia de paleontólogos «los arqueólogos debemos hacernos cargo de cuestiones que desconocemos y lo que en la zona erosionada se encontró fueron fósiles de vegetales, animales y vida asociada a sectores lacustres.

Evidencias de estos hallazgos, así como cerámicas correspondientes al periodo de Integración (500 dC hasta el siglo XV), y el hecho que pertenece a la geografía sagrada cañarí, han determinado que 300 hectáreas sean consideradas intocables.

Almeida considera que allí se justificaría un parque natural. Sin embargo, hay profesionales que defienden la posición que El Plateado debe preservarse como parque arqueológico y paleontológico.

Para llegar a El Plateado se accede por la vía rápida Cuenca-Azogues hasta la altura del Km 19 (sector puente Sixto Durán Ballén), donde se encuentra la entrada al sector El Molle. Una caminata de media hora permite arribar a este sitio donde no existe ningún tipo de señalización, sólo un paisaje color gris que da nombre al lugar. Desde allí se puede continuar con la caminata de una hora aproximadamente hasta dar con el sector de Llatcon y salir por la parroquia Nulti.

En la terminal terrestre de Cuenca pueden tomarse las unidades que van hacia el norte del país o preferiblemente los buses que viajan hacia Azogues. Valor del pasaje: $0,50 hasta la entrada El Molle. En taxis, alrededor de $6 hasta la capilla de El Molle.

 

Biocorredor del río Yanuncay crece al turismo

Shashin Error:

No photos found for specified shortcode
Foto: Ruth Orden

Esta zona no sólo es sinónimo de inundaciones a causa de la crecida del río Yanuncay, que ocurre entre junio y julio, sino que brinda también la oportunidad para un reencuentro con la naturaleza y la calidez de sus pobladores.

Desde la Avenida de las Américas se toma el desvío hacia la ruta San Joaquín-Soldados por una carretera de tierra que desde allí dibuja un paisaje de puentes, comunas dedicadas a las artesanías y pobladores dedicados a la pesca o al lavado de ropa en las orillas.

Asoturi es la organización creada para guiar a los turistas y dar alojamiento en casas de adobe de las comunidades La Inmaculada y Soldados, y almuerzos en restaurantes como el de Mama Michi.

La visita obligada es al Ecomuseo de David Pasaca. Por el costo de $1 se visitan cuatro salas llenas de artesanías elaboradas con materiales del entorno de la zona. Las ramas y troncos de madera se conviertes en arte y objetos utilitarios. Sobresale la sala donde existen decenas de formas de cruces diseñadas en diferentes partes del mundo.

 

Zoológico y bioparque Amaru

Por la autopista Cuenca-Azogues también se divisa la entrada hacia el zoológico Amaru, en el km 10,5, sector Hospital del Río, tras lo cual se avanza unos 600 metros por una calle lastrada de segundo orden hasta llegar a este espacio de conservación de especies y ecosistemas en peligro.

Además de especies como leones y aves, posee un centro de conservación de anfibios, y a futuro aspira contar con un centro de reproducción asistida de cóndores.

El recorrido es de dos horas a través de una zona montañosa no apta para personas en silla de ruedas o que requiere otro tipo de ayudas técnicas. Costo de entrada: $5.

Informes: zoologicodecuenca.com. Reservaciones de grupos al (07) 421-3982, (09) 9568-1677.